WeWork, un unicornio que no despegó

El trabajo remoto cambia nuestra vida y nuestro hogar
2 diciembre, 2019
tecnologia, coworking, transformacion digital

tecnologia, coworking, transformacion digitalUn Unicornio es una figura mitológica, pero cuando hablamos de Unicornios en el ámbito de negocios nos referimos a startups o emprendimientos que alcanzaron y superaron un valor de 1.000 millones de dólares en su etapa de levantamiento de capital.

Generalmente estas empresas son de base tecnológica, son emprendimientos con un concepto es muy atractivo, porque crean un nicho, transforman completamente un negocio ya existente (gracias a la tecnología), o crean algo totalmente nuevo que viene a cambiar realidades y además, tienen poca o nula competencia.

En el caso de We Work, si bien la tendencia es que el trabajo a distancia aumente cada día más, es también una realidad que estos espacios con gran componente tecnológico, son fundamentales para que otros startups o emprendimientos se acerquen en un espacio de coworking y, además de contar con un espacio físico para llevar a cabo sus reuniones y algunas operaciones, es el ambiente ideal para hacer nuevas relaciones y alianzas que les permitan consolidarse.

¿Quizás WeWork aspiró demasiado en muy poco tiempo? ¿Necesita redefinir su negocio de coworking? Podría ser.

Se suponía que WeWork sería uno de los unicornios estrellas que se lanzaban al mercado público en el año 2019 y finalmente tuvo que retirar su oferta accionaria y terminó reorganizándose. Su CEO fundador salió en Septiembre 2019 y uno nuevo, veterano del sector de Bienes Raíces y experto en rescates acaba de ser nombrado para que realice una recuperación de la empresa de coworking. WeWork había planteado que su oferta era de “espacio-como-un servicio” y que tecnología era el fundamento de su plataforma global y la diferenciaba. Definitivamente la pretensión que WeWork debía ser considerada como empresa de tecnología no funcionó, así que es interesante identificar las lecciones que pueda brindar el fracaso acaecido y cómo se puede recuperar WeWork.

Espacio como un servicio

El concepto de “espacio-como-un servicio” no convierte automáticamente al que lo aplica en una empresa de software. Ese era uno de los argumentos más fuertes que WeWork utilizó para tratar de justificar una valoración de US$47.000 millones, hoy en día alrededor de US$10.000 millones. Eso hacía que su valoración fuera  en varios múltiplos mayor que la de su principal competidor (IWG), el cual alquila más espacio de coworking y además produce utilidades. Su argumento era qué como empresa de tecnología, su innovación y flexibilidad la hacía mucho mejor que una empresa de bienes raíces y que por ello sus costos por empleado eran casi 60% menores que los de sus competidores.

Empresa de Tecnología

WeWork plantea que la “tecnología es el fundamento de su plataforma global” y que el propósito de su tecnología y su experticia operacional les ha permitido escalar rápidamente su oferta  de “espacio como un servicio”, mientras se mejora la calidad de sus soluciones y disminuyen los costos de encontrar, construir, llenar y operar los espacios.  WeWork contrata muchos trabajadores del área de  tecnología, con un total de 1.000 ingenieros, diseñadores de productos y científicos de aprendizaje de máquina dentro de los 12.500 empleados directos. Sin embargo, hoy en día bajo ese consideración la mayoría de las corporaciones también serían empresas de tecnología.

Espacio de oficina y privacidad

Las oficinas abiertas se supone que son un aliciente para la colaboración – liberación de las barreras, donde se encuentran comprimidos como sardinas, las personas hablarían más y aparecerían más ideas brillantes. Sin embargo, hay otros estudios que indican que las oficinas abiertas promueven más el aislamiento que la innovación, la pérdida de privacidad y la percepción de estar siendo observado hace que muchos en este tipo de oficinas terminen colocándose auriculares y hablando menos.

El nuevo CEO de WeWork

Para Sandeep Mathrani, este probablemente será el reto mayor de una persona que se ha especializado en asumir situaciones aparentemente imposibles. Ha logrado recuperaciones a través de transformaciones en una categoría que se consideraba insalvable – en los centros comerciales (mall) suburbanos y lo hizo trabajando en Vornado, donde el foco era espacio de oficina y se trataba de entender como Internet impactaría en las propiedades de oficinas en Nueva York y otras grandes ciudades.

Uno de sus grandes rescates, fue el Bergen Mall en Paramus Nueva Jersey, el cual a pesar de estar ubicado en una de las zonas más pudientes no lograba despegar. Mathrani logró convertirlo en el Bergen Town Center consiguiendo una lista impresionante de nuevos arrendatarios. Su acción más osada – y la que tuvo el mayor impacto en atraer clientes al mall – fue captar una tienda de 77.000 pies de Whole Foods. En 2005 colocar un supermercado en un mall suburbano cerrado era considerado algo radical. La estrategia fue crear un mall que pudiera ser muchas cosas para diferentes tipos de compradores, incluyendo un nuevo Target, una tienda de descuentos y restaurantes vanguardistas. Repitió otro rescate algo similar con General Growth Properties, el segundo propietario más importante de centros comerciales en Estados Unidos.

El reto en WeWork

Los retos en WeWork posiblemente sean similares a los de los centros comerciales. Allí se hablaba de la creación de un ambiente de un modelo “vivir, trabajar y comprar”, cuando la nueva realidad indica que nadie necesita ir a los centros comerciales, ya que se puede comprar desde la casa. WeWork debe encontrar la forma de alquilar espacio de coworking y ganar dinero simultáneamente en un mundo donde hay mayor número de personas trabajando desde casa y donde se requiere menos espacio de oficina, La respuesta de WeWork podrían ser asociaciones de espacios de oficina, de detal y residenciales. Mathrani pudiera tratar de crear un modelo “vivir, trabajar y comprar” bastante diferente al enfoque actual de WeWork.

 

WeWork, el Unicornio que no despegó se publicó orginalmente en www.laszlobeke.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *