La tecnología cambia el futuro de las Universidades

Qué es Talento como Servicio – TAAS
27 febrero, 2020
A trabajar todos de forma remota. COVID19
25 marzo, 2020

Cuenta la tradición y nuestra experiencia que cuando los jóvenes egresaban de la educación secundaria pensaban en la oferta académica Universitaria disponible en su misma ciudad, en otros casos migraban a las grandes capitales o a países donde impartieran carreras que aún no aparecían en la oferta local.

La incorporación de las tecnologías a la educación no se quedó entonces solo en salas de telemática, software para diversas profesiones, sino que ahora las propias universidades han abierto cursos de extensión, talleres, cursos de postgrado, etc. Con buena aceptación, unas pocas Universidades se han atrevido y han comenzado a impartir carreras completas vía web, pero también las carreras y sistemas han cambiado.

La tecnología comienza a cambiar el futuro de la educación universitaria, por la necesidad de atraer nuevos estudiantes, algunas universidades han instalado laboratorios con mejoras que ayudan a las personas a aprender de una manera más efectiva, combinando sus habilidades con roles posibles en el mercado y disminuyendo los costos de la educación. Expertos están probando nuevas ideas que modelarán el futuro de la educación universitaria, usando todo desde redes blockchain a simulaciones computarizadas  e Inteligencia Artificial. Un ejemplo son notas proyectadas en el parabrisas del auto, mientras el alumno a través de gestos con sus manos conforma un modelo 3D holográfico para su proyecto de arquitectura.

La educación ha sido generalmente lenta en reaccionar frente a los cambios mayores en el mundo y se debe principalmente a que se ha esperado el impacto del cambio para ajustar los programas de enseñanza y con la tasa de transformación actual eso genera un quiebre entre lo que los institutos educativos ofrecen y producen y lo que el mercado requiere. Sin embargo, están ocurriendo reacciones importantes: hay laboratorios que prueban Inteligencia Artificial, Realidad Virtual y otras innovaciones que pueden mejorar el aprendizaje y bajar los costos para la Generación Z y más allá.

Si la historia sirve como referencia, las ideas más brillantes que se desarrollan en las universidades no necesariamente serán las más exitosas. Por ejemplo, a pesar que el salto más importante de las últimas décadas – la oferta de cursos en línea – ha logrado disminuir los costos, las tasas de graduación en educación universitaria en línea siguen siendo mucho más bajas que las presenciales. Las universidades generalmente están en tecnología de punta en lo que respecta a investigación en prácticamente cualquier campo, pero cuando toca reconsiderar su propia estructura tienen “mucha aversión al riesgo”.

Se está pensando en un mundo más brillante donde los estudiantes pagan una suscripción en lugar de inscribirse en la universidad, aprenden idiomas usando realidad virtual,  conversando con avatares en una calle simulada, donde sus preguntas son respondidas día y noche por asistentes de enseñanza de Inteligencia Artificial y pueden además controlar los expedientes académicos que registran cada logro en la vida.  Las posibilidades de estos avances son extraordinarias.

Universidad por suscripción

En lugar de registrarse en la universidad, la persona podría suscribirse: por una tarifa mensual podría tomar los cursos que quisiera, cuándo lo desee, con acceso a largo plazo a consejeros y asistencia en su carrera. Esto incluiría acceso a una red global de mentores y asesores para “lo que requiera en la mejora de su situación profesional, para adquirir una nueva habilidad o para recibir retroalimentación sobre sus avances. La universidad Boise State tiene un piloto sobre la base de este concepto, su Pasaporte para la educación cuesta US$425 mensuales por seis créditos o US$525 por nueve créditos para el programa de Licenciatura. Ello es 30% más barato que la versión presencial. El pago mensual estimula a completar la educación en forma más rápida y la mayoría proyecta garduarse en 18 meses.

Otras innovaciones en camino

  • El robot profesor  – El asistente virtual de enseñanza responde preguntas en un foro en equipo con asistentes humanos. Los estudiantes frecuentemente no saben distinguir cual es cual. Este tipo de asistente podría ayudar a resolver las dificultades encontradas en cursos en línea muy concurridos. Ya se está trabajando en tutores virtuales.
  • IA para calificación  – Una herramienta que corrige  gramática, puntuación, ortografía, ubica plagiarismo y ayuda a crear citas para las publicaciones.
  • IA para detectar dificultades – Identifica dificultades que puedan estar encontrando estudiantes en línea  y alerta a sus consejeros.
  • Laboratorio de Inmersión – Con paredes de 5 metros de alto y un sistema de proyección de 360 grados que transporta virtualmente los estudiantes a China, para aprender Mandarín a través de conversaciones con avatares que no solamente reconocen lo que los estudiantes dicen sino que también identifican gestos y expresiones. El trasfondo es generado por computadora y son escenas de calles y espacios en China. El aprendizaje ha sido dos veces más rápido que con los salones convencionales.
  • Entrenamiento simulado – Los maestros en formación practican con alumnos simulados.
  • Pista en realidad aumentada – Para probar vehículos autónomos en tráfico simulado.

Expediente de por vida

El “Registro interoperable de aprendizaje de por vida”(RIAV), incluiría las habilidades que las personas han aprendido (por ejemplo servicio al cliente, manejo de proyectos) en lugar  de estar dedicado exclusivamente a los cursos y las especialidades y podría incluir otras experiencias que se hayan acumulado. La “pista digital” quedaría bajo el control de la persona, para poder compartirlo con empleadores potenciales y facilitaría la transferencia de créditos académicos de una institución a otra. A diferencia del expediente tradicional podría ser bidireccional. No solamente los empleados potenciales podrían utilizarlo para las posiciones que requieran sus capacidades; empleadores podrían ubicar candidatos potenciales con las habilidades requeridas.

Artículo originalmente publicado en www.laszlobeke.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *